¿Qué colores pide tu rostro?

El rostro ovalado en términos de maquillaje está considerado como el rostro perfecto. El maquillardor oficial de Max Factor ofrece consejos para maquillarte según tu tipo de rostro.

Ocultar, destacar, cubrir, resaltar… Todo esto y más se puede hacer con el maquillaje, por esa razón, es imprescindible conocer cuáles son nuestros rasgos para sacar el mayor partido a nuestro rostro.

 

El maquillador oficial de Max Factor, Lewis Amarante, realiza varias propuestas según el óvalo de la cara. Toma nota.

 

Rostro cuadrado

«Los rostros cuadrados se caracterizan por la dureza de sus líneas y, por eso, no debemos optar por maquillajes excesivamente fuertes o marcados, ya que lo único que conseguiríamos sería aportar aún más dureza a los rasgos», comenta Amarante.

 

La mejor manera de suavizar esos rasgos es utilizar  dos tonos diferentes de base de maquillaje: «uno más claro en la zona central de la frente, dibujando una forma triangular, debajo de los ojos, sobre el pómulo y creando un punto de luz en el centro de la barbilla.  Y otro más oscuro en la línea de nacimiento del flequillo (solo si el óvalo facial es rectangular) y en los contornos, haciendo hincapié en los laterales de la mandíbula», explica el maquillador.

 

Con la base y el iluminador se lograr un efecto visual más ovalado. A continuación, aconseja jugar con varios tonos de colorete para jugar con la luz, y un toque final de labios con una fórmula hidratante para conseguir brillo y suavidad.

 

«Para completar el efecto es muy importante la elección del corte de pelo y los complementos adecuados, sobre todo los zarcillos, ya que estos dos elementos enmarcan el rostro», afirma Lewis Amarante.

 

Rostro ovalado

El rostro ovalado «en términos de maquillaje» está considerado como el rostro perfecto. «Admite cualquier tipo de maquillaje y no precisa ningún tipo de corrección en particular», comenta el maquillador de Max Factor.

 

«Para empezar, aplicamos la base de maquillaje y, después,  un poco de iluminador en la zona inferior del ojo, en el centro de la frente, en la zona central del pómulo, para crear más volumen, y en la barbilla», comenta.

 

El colorido de sombras, colorete y barra de labios dependerá de factores como grupo étnico, color de ojos y color de pelo. «Sin embargo, existe una gama con la que nunca se falla, sea cual sea el tipo de piel: la de los marrones en todas sus tonalidades», indica.

 

El negro y los grises o tonos ahumados, siempre son una apuesta segura. «Para dar puntos de luz al rostro, lo mejor es optar por los cobres, dorados o blancos nacarados», afirma el experto.

 

Para resaltar los pómulos y los labios, «el acierto mayor son los tonos salmón o melocotón, para lo que recomiendo un colorete en crema de la firma, que supone una sencilla aplicación.  Con un  sencillo toque sobre las mejillas se consigue un acabado fresco y natural, que ilumina al instante las mejillas», indica Amarante.

 

Rostro triangular

«La forma perfecta de un rostro es la forma ovalada. Por ello, tenemos que fijarnos en la zona que se queda fuera de ese óvalo a la hora de corregirlo», asegura el maquillador, mientras indica que, tanto la frente como el nacimiento del cabello,  la línea del maxilar inferior y la barbilla, dibujan una forma triangular «fácilmente detectable».

 

«Además, los rostros triangulares tienden a complementarse con una nariz alargada, que aportan un aspecto más sofisticado pero, también, endurece las facciones».

 

El primer paso para maquillar un rostro triangular es sombrear los laterales de la frente, en caso de estar sobredimensionada, y el centro de la barbilla», comenta .

 

«Corregir el rostro consta de un juego de luces y sombras en los laterales del maxilar inferior para iluminar y compensar los volúmenes», continúa  Amarante.

 

Para el especialista, la mejor manera de aplicar el colorete en este caso es hacerlo de forma circular sobre la parte más alta del pómulo, con el objeto de dulcificar las facciones.

 

Tanto si queremos conseguir un acabado natural en colores empolvados, como si desean otro de mayor intensidad, el color se construye de forma gradual «aplicación tras aplicación».

 

«Completar este «look» es muy sencillo. Bata una máscara de pestañas que las deje largas, oscuras y aterciopeladas desde la primera aplicación», explica Lewis Amarante.

 

Rostro alargado

«El rostro alargado se caracteriza por tener poco volumen, una frente despejada y la barbilla alargada. Para corregir este tipo de rostros, lo que tendremos que hacer es acortarlo y ensancharlo, consiguiendo un forma más ovalada», comenta.

 

Según recomienda el estilista, el primer paso para maquillar un rostro alargado es «aplicar una base muy natural, que se adapte perfectamente a la piel gracias a ingredientes de silicona».

 

«El colorete es mejor aplicarlo trazando una línea horizontal y difuminarla sobre el pómulo para ensanchar visualmente el rostro», detalla Amarante.

 

«Para conseguir un acabado natural, lo ideal es optar por una fórmula aterciopelada como Crème Puff Blush de Max Factor con finos pigmentos multitonales», comenta.

 

Para ensanchar ligeramente el rostro «hay que iluminar ligeramente la parte inferior del pómulo, además de sombrear el mentón para acortar la altura del rostro y hacerlo más armónico», concluye el experto.

 

Fuente y fotografía: Efe / Estampas