Qué es el Trap y por qué aborda temas tan polémicos

Foto de; Ocio Latino

El trap es un género musical que ha generado impacto en nuestra sociedad desde hace unos pocos años que está revolucionando la industria y causando gran conmoción en Latino América y en el resto del mundo por lo popular que se ha convertido. Este género es descendiente directo del Hip Hop y presenta variaciones nunca antes vistas en las letras y en la estructura musical, y ha sido tema de conversación desde que se convirtió en tendencia por lo controversial de los temas que trata y por la atmósfera densa que genera. Es el futuro de la música para algunos y una aberración misógina para otros, pero para entender el por qué de este particular género hay que comprender su procedencia y analizarlo un poco.

Para hablar analíticamente del trap hay que dejar de lado los gustos y colores, y mostrarse de forma imparcial, y para saber por qué este género habla de temas tan oscuros, hay que conocer la historia de su procedencia.

En los años noventa, a lo largo de todo el sur de los Estados Unidos se comenzó a proliferar la experimentación de nuevos ritmos con base en el Hip Hop, que había alcanzado su apogeo en los años posteriores y aún era muy popular por contar las historias de los barrios más pobres del país, y por expresar de manera crítica la constante supervivencia a la que se veían sometidos los afro descendientes en una sociedad racista e injusta.  Ante la problemática de que los derechos de autor fueron cada vez más estrictos, los productores se vieron prácticamente obligados a crear nuevos sonidos que sonaran innovadores para evitar demandas. El avance de la electrónica también influyó en esta evolución, los sonidos que creaban eran cada vez más parecidos a los sintetizadores electrónicos y le daban una atmósfera más oscura a las pistas; trataban de emular sonidos de instrumentos reales con los recursos que sus computadores les permitían. También comenzaron a agrupar los sonidos de los hihats (platillos) en tresillos (notas colocadas en grupos de tres) y crearon el sonido característico de lo que es el trap hoy en día.

Pero eso es en el aspecto técnico musical. Si nos vamos a analizar las letras, toda la música de este género posee una constante referencia al mundo de las drogas, el alcohol y la prostitución, pero no de una forma crítica como lo hacía el hip hop. En el Hip Hop se solía hablar de este mundo de una forma cruel y dura, contando como en la mayoría de los casos los mismos raperos tan solo eran hombres que deseaban progresar, y por la forma en la que se trataba a su gente, solo podían recurrir a la comercialización de sustancias ilícitas para salir de la pobreza. Por su parte, en el Trap se habla desde la perspectiva de un consumidor, y no hay indicios de disgusto por el estado en el que se encuentran ellos. Solo desean consumir el producto. Todo esto tiene una razón de ser, y tiene que ver con el origen etimológico del género: En Estados Unidos se denomina “Trap Houses” a las estructuras (en la mayoría de los casos edificios antiguos abandonados o incendiados) donde se venden todo tipo de sustancias ilícitas, se llevan a cabo negocios de extorsión o conflictos entre pandilleros. El Trap en sí, comenzó a ser una alternativa al Hip Hop donde se contaban las historias que ocurrían en las “Trap Houses” y pasó a ser llamado simplemente Trap. Es por ello que en las letras que acompañan a este ritmo hay grandes referencias al consumo ilegal, a la prostitución, y a temas que aún en la actualidad las personas (adultos sobre todo) consideran que no son correctos para el público con la minoría de edad, que es el que suele seguir a esta movida en todo el mundo.

Ahora bien, si hablamos de la parte latina de esta música se puede tomar la ligera variante de que, a pesar de que sus letras siguen mostrándose con alto contenido sexual y muchas referencias a la vida del barrio, hay que tener en cuenta que la mayoría de los que ejercen esta movida vienen del reguetón y ponen directamente la influencia de este sobre el trap. Simplemente lo hacen porque es lo que está buscando el mercado, y es una nueva forma de obtener más ventas, y es por ello que los temas (a pesar de poseer un contenido sexual explícito y referencias al alcohol, la droga y la fiesta) son menos densos y oscuros que en el Trap original.

Ahora la gran incógnita, luego de saber la oscura procedencia de este fenómeno que arrasa las emisoras radiales, es el por qué causa tanto furor entre los jóvenes y algunos adultos de esta sociedad.

Esta es una reflexión un poco más personal, pero a mi parecer, la popularidad de este género se debe a pura moda. Desde la perspectiva de un músico (ya sea estudiante o profesional) las pistas no son maravillas innovadoras que puedan representar cambios únicos en la manera de estudiar la música o de escucharla. Por su parte, la mayoría de estos temas se encuentran compuestos con dos acordes y melodías simples, casi siempre hechas por computadora y sin la aparición de ningún instrumento. Con un equipo de gama media y los programas adecuados es posible hacer una pista de Trap en tan solo media hora, o quizás una hora o un poco más, si hay esfuerzo y dedicación. También, el cantante de Trap no tiene que esforzarse, porque es válido balbucear y no tener una afinación específica. Una de las características de las canciones de este género es sobrecargar las voces con mucho Autotune para esconder la falta de afinación del vocalista. Musicalmente, para los más puristas es un género vacío por el cual, a pesar de su popularidad, yo no apostaría por su simpleza y sencillez. Hay poco que analizar en el apartado musical del Trap realmente, lo cual se suele justificar por el protagonismo que se le da a sus letras pero, en muchas ocasiones, estas no le hacen honor a esta justificación porque son igual de vacías y sin un propósito claro que vaya más allá de hacer que las palabras rimen, así no posean relación entre ellas (si no lo creen, busquen en internet la letra de “Messi”, de Neo Pistea).

Pero lo cierto es que toda moda tiene su razón social. En esta ocasión son muchas razones. Yo pienso que la comunidad joven se encuentra maravillada ante este fenómeno, porque les gusta escuchar las cosas lo más explícitas posibles. Sin metáforas, ni eufemismos, ni adornos. Si el tema aún es considerado tabú en la sociedad, mientras más explicito sea más prestigio tendrá entre esta comunidad porque se desea la normalización de esos temas, que actualmente incluso parecen clichés.

Pero más allá de eso, es fácil pensar que lo que causa este impacto es la sensación de sabiduría al conocer cómo funciona la calle en un ámbito donde el respeto lo es todo; el sentirse identificado con la historia de un desconocido y los problemas a los que se enfrentó para ganar el respeto de sus semejantes, y la creencia de que las leyes de la calle son las que hacen al hombre, también puede ser la causa del surgimiento del Trap. Para algunos también es un género divertido, que escuchan con sus amigos para pasar un rato agradable, y otros solamente lo hacen porque de verdad disfrutan del género. Es un terrible error generalizar a la comunidad de oyentes cuando hay muchos tipos de estos, y así como los mencionados anteriormente, seguramente hay muchos con una infinidad de motivos diferentes y más personales.

Así, conociendo su historia, ¿Cuál es la opinión que ustedes poseen del Trap? ¿Creen que realmente se merece la posición que tiene en la industria musical de la actualidad? Cualquier opinión es válida.

Labombacha.com/ Angel Fernández