¿QUE ES LA HIPERTENSIÓN PULMONAR(HP)?

La Hipertensión pulmonar es una enfermedad pulmonar poco común, en la cual las arterias que llevan sangre del corazón a los pulmones se vuelven más angostas de lo normal, dificultando el flujo sanguíneo a través de los vasos. Como resultado, la presión sanguínea en estas arterias -llamadas arterias pulmonares –  se eleva a niveles mucho más altos de los niveles normales. Esta presión anormalmente alta pone demasiada tensión en el ventrículo derecho del corazón, lo que causa que aumente de tamaño. Con el transcurso del tiempo debido a que tiene demasiado trabajo y a su engrandecimiento el ventrículo derecho se debilita gradualmente y pierde su habilidad para bombear suficiente sangre hacia los pulmones por lo que el corazón no puede cumplir adecuadamente su función y puede desarrollarse una insuficiencia cardíaca.

La hipertensión pulmonar ocurre en individuos de cualquier edad, raza, y origen étnico, aunque es mucho más común en los adultos jóvenes y aproximadamente el doble de común en las mujeres que en los hombres. A veces la HP es hereditaria.

 

Desafortunadamente, los síntomas de la HP, que pueden incluir dificultad para respirar, fatiga, mareos y desmayos, varían de un paciente a otro, y por lo general, no ocurren hasta que la enfermedad ha progresado. Esto retrasa el diagnóstico y el tratamiento.

 

En ocasiones las opciones de diagnóstico y tratamiento son complejas. Los pacientes a menudo tienen buen aspecto, incluso cuando están empeorando. Las terapias actuales ralentizan el avance de la enfermedad, pero no la curan. Existen muchos medicamentos que resultan efectivos y mejoran la calidad de vida de los pacientes.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la Hipertensión Pulmonar son similares a otras enfermedades. Es por esa razón que todavía en la actualidad existen doctores que no contemplen a la Hipertensión Pulmonar dentro de su lista de posibilidades. Es frecuente que la HP sea confundida con otras patologías como el  Asma o “demasiado estrés”.

 

Independientemente del subtipo de HP, los síntomas de esta enfermedad suelen no ser suficientemente específicos para proporcionar un diagnóstico simple.

 

Los signos y síntomas de la HP pueden incluir:

 

  • Falta de aire o dificultad para respirar
  • Fatiga
  • Mareos o desvanecimientos
  • Pulso acelerado
  • Desmayos
  • Dolor en el pecho
  • Hinchazón de piernas, tobillos y estómago
  • Coloración azulada de los labios y la piel
  • Tos seca

 

A medida que la HP empeora, el paciente podría tener dificultad para realizar actividades físicas, inhibiendo su capacidad de realizar incluso las tareas más sencillas. La actividad diaria de los pacientes suele reducirse, y cuando los médicos les preguntan, afirman que su calidad de vida se ha reducido sustancialmente. En las etapas avanzadas de la enfermedad, el paciente se siente debilitado y dependiente.

 

Falta de aire o dificultad para respirar:

Consiste en la falta de aire o disnea, lo cual representa un síntoma clave. Algunos pacientes pueden sentir dificultad para respirar durante una actividad rutinaria, como subir escaleras. La respiración dificultosa o incómoda se conoce como disnea, y cuando la HP es grave, el paciente puede experimentar este síntoma incluso cuando está en reposo.

 

Fatiga:

Es una sensación de cansancio o agotamiento fuerte y prolongado (debilidad), que en ocasiones no se alivia con el descanso.

 

Mareo:

Se manifiesta al ponerte de pie, subir escaleras o al incorporarse después de estar agachado. En algunas ocasiones, los pacientes se sienten mareados con el solo hecho de estar sentados.

 

Pulso acelerado:

Son sensaciones de latidos cardíacos que se perciben como si el corazón estuviera latiendo con violencia o acelerado. Pueden sentirse en el pecho, la garganta o el cuello.

 

Desmayo o síncope

Este hecho ocurre por lo general cuando el cerebro no recibe suficiente oxígeno y la persona se queda prácticamente “sin aire”.

 

Dolor en el pecho

Es una molestia o dolor que se siente en algún punto a lo largo de la parte frontal del cuerpo entre el cuello y el abdomen superior.

 

Hinchazón de tobillos, estómago o piernas (edema en miembros inferiores)

Es un síntoma muy común. Para detectarlo se puede hacer presión con el dedo sobre tu pantorrilla, y si esta queda hundida, entonces es un indicio de que hay retención de líquido y por ello se produce la hinchazón.

 

Coloración azulada de los labios y la piel

La cianosis es una coloración azulada de la piel o de las membranas mucosas que generalmente se debe a la falta de oxígeno en la sangre.

Fuente y fotografía: sociedadlatinahp.org

La bombacha /Kaila Salcedo