Remedios naturales contra las varices

Las varices provocan, pesadez, calambres, hinchazón de tobillos, picores y coloración en la piel, aparte de tener una horrible apariencia. Si deseas mejorar esas venas verdes, gruesas, brotadas sobre tu piel,  te invitamos a leer el  siguiente  artículo.

Muchos sabemos que las varices son vasos sanguíneos inflamados que impiden que la sangre retorne bien al corazón, medicamente llamado,   insuficiencia venosa. Las mismas se producen en las venas superficiales de la piel, mayormente en sobre en las piernas y  pantorrillas.

Algunos nos preguntamos ¿De donde salen dichas varices?

Pues, su origen está en el mal funcionamiento del sistema circulatorio, pero a su vez se puede dar por el uso de anticonceptivos,  tabaquismo, hipertensión, colesterol alto, problemas de trombosis, sedentarismo,  obesidad, edad y al factor genético, ya que las mismas son hereditarias.  Asimismo, puede influir en su aparición, hábitos como usar siempre  ropa muy ajustada, estar constantemente largas jornadas  de pie sin caminar , comer muy salado y  abusar de las grasas, incluso  se dice que comer siempre de pie, también saca varices.

Por otra parte,  la mayoría de las personas con deficiencia venosa, sufren de  hemorroides y entre sus síntomas más comunes están la pérdida de sangre, escozor y picor intenso.

Para ayudarte a mejorar  dicha condición de forma natural, encontramos algunas recetas que le presentamos a continuación:

En el portal Cuerpo y  Mente, señalan:

4 plantas para tratar varices y hemorroides.

Se trata de plantas con una acción venotónica, astringente, cicatrizante y vasoprotectora , entre ellas están

VID ROJA

De la vid (Vitis vinifera) se usan las hojas, ricas en flavonoides y taninos. Se aplican en baños de asiento para mejorar la circulación y favorecer el retorno venoso.

HAMAMELIS

Las hojas, sea del avellano europeo (Coryllus avellana) o del americano, el avellano de bruja o hamamelis (Hamamelis virginiana), destacan asimismo por su riqueza en taninos y flavonoides, lo que les confiere un potente efecto astringente, cicatrizante y hemostático local.

Al fortalecer la pared de las venas, activan el paso de la sangre por ellas. Se toman en infusión o se aplican en baños de asiento en tratamientos de largo alcance para ayudar a eliminar varices, flebitis y hemorroides. Se pueden encontrar pomadas y cremas que los contienen.

GINKGO

El Ginkgo biloba es también un eficaz tónico venoso y añade un efecto como vasodilatador periférico. Se aplica en baños parciales y se toma en infusión, en gotas de extracto líquido o bien en cremas por vía tópica.

CIPRÉS

Los recios conos del ciprés (Cupressus sempervirens) son un prodigioso remedio de herbolario para la insuficiencia venosa. Ejercen una acción analgésica, antiinflamatoria y astringente notable, útil para tratar varices y hemorroides dolorosas, así como edemas.

La decocción en baños de asiento, lavados o enemas calma el dolor y la pesadez y ayuda a contraer los vasos sanguíneos. Resulta especialmente útil en el embarazo y la posmenopausia.

También se comercializa el aceite esencial y pomadas y supositorios con ciprés.

INFUSIÓN PARA FACILITAR EL RETORNO VENOSO

Con ginkgo, hamamelis, raíz de rusco y anís estrellado a partes iguales se obtiene una infusión muy útil para mejorar los síntomas de varices, flebitis y hemorroides.

Se hierven dos cucharadas soperas de la mezcla por medio litro de agua durante dos minutos. Se deja reposar, se cuela y se bebe durante el día.

Añadiendo milenrama, gálbulos de ciprés y semilla de castaño de indias, pero sin el anís, en cantidades superiores (20 g de cada por litro de agua), se aplica en baños de asiento (en caso de hermorroides) o en masaje de piernas.

Asimismo, el portal Cuerpo y Mente recomienda:

4 REMEDIOS TÓNICOS PARA HACER EN CASA

Tienes más opciones naturales para enfrentarte a los problemas venosos:

  1. BAÑO DE ASIENTO O LAVADO

Ideal para las varices o las piernas pesadas. Con laurel, milenrama, manzanilla, menta –un puñado de cada– y una pizca de bicarbonato: se lleva todo a ebullición y se filtra.

  1. COMPRESAS DE MELILOTO

Con una infusión muy concentrada de esta planta vasoconstrictora y venotónica, se empapan unas compresas y se aplican frías sobre el área dolorida. Tonifican la venas.

  1. LOCIÓN CON ESENCIAS

Se mezclan 40 ml de agua de hamamelis, 20 ml de aceite de almendras y 5 ml de esencias de ciprés y menta. Se agita y aplica en masaje sobre las piernas. Drena, alivia y desinflama.

  1. ARÁNDANOS

Una buena costumbre es tomar una cucharada sopera rasa de arándanos deshidratados al día. Sus pigmentos, las antocianinas, mejoran la circulación periférica.

 

Por otra parte, en el portal Mejor con Salud, recomiendan como remedio natural el uso de:

Ajo

Este es uno de los productos de origen natural que tiene grandes beneficios para combatir las varices. Gracias a sus propiedades, el ajo ayuda a desinflamar las varices y mejorar la circulación.

Los expertos recomiendan consumirlo en tu dieta diaria, normalmente como lo hace todo el mundo. Pero también  puedes aplicar una pomada hecha con dientes de ajo machacados y un poco de alcohol. Este remedio se debe de aplicar cuatro veces a la semana en las zonas afectadas.

 

Aloe Vera

La sábila es muy efectiva para tratar las varices, al igual que para otros padecimientos y enfermedades de todo tipo. En este caso, se recomienda aplicarla a través de compresas en las zonas afectadas.

Lo mejor es colocarlas por la noche y dejarlas ahí hasta la mañana siguiente. Es muy importante que el aloe vera se encuentre caliente, ya que de esta manera dicha planta actuara mejor.

Vinagre de manzana

Este producto también es muy efectivo contra las varices. Su aplicación es muy sencilla. Solo se debe mojar un paño o trapo limpio con un poco de vinagre de manzana, para posteriormente colocarlo directamente en las varices.

Se debe de dejar el paño ahí durante algunos minutos. También es posible dar ligeros masajes con un movimiento que vaya de abajo hacia arriba. Como dato importante, no se debe de hacer presión sobre las zonas afectadas.

 

Pomada de vinagre, zanahoria y sábila

Es otra opción muy efectiva para tratar las varices. Hay que preparar una pomada hecha con un poco de sábila, vinagre de manzana y zanahoria. Como dijimos, los dos primeros se pueden utilizar de otras formas.

Para hacer la pomada se colocan todos los ingredientes en un procesador de alimentos o una licuadora. Después se deben triturar hasta que obtengamos una crema más o menos espesa. Finalmente, se aplica esa pomada sobre las varices y se deja ahí unos treinta minutos. Al retirarla, lo mejor es enjuagar con agua fría.

 

Baños de inmersión

Este es un remedio muy sencillo que se pueden realizar todos los días. Además, puede ser de gran ayuda para nuestros pies, gracias a que al final se sentirán descansados, relajados, frescos e incluso deshinchados, si fuera el caso.

Los baños de inmersión se realizan en un balde o una tina con agua, sal marina y una taza de vinagre de manzana. Se sumergen las piernas durante veinte minutos mientras se dan masajes ocasionales.

 

 Pomada de arcilla verde

Este remedio consiste en preparar una pasta de arcilla verde mezclada con un poco de agua. Por supuesto, no se debe de utilizar mucha agua, ya que de lo contrario la consistencia de la pomada no será la adecuada.

Una vez lista, se aplica sobre las zonas afectadas, de preferencia en la noche, dejando que seque. Posteriormente se lava todo con un poco de agua tibia y jabón neutro.

 

 Solución de hojas

Este es un remedio que requiere un poco más de preparación. Sin embargo, su efectividad es muy buena. Consiste en hervir dos litros de agua y agregar un puñado de menta, uno de manzanilla y uno de laurel.

Se deja reposar esta solución durante cinco minutos y después se aplica, sumergiendo los pies en una tina o balde, mezclándola antes con una pizca de bicarbonato. Es importante mencionar que este remedio puede causar urticaria en algunas personas, por lo que se debe hacer con cuidado.

 

 Chile

Por increíble que parezca, el picante o chile tiene propiedades que ayudan a descongestionar las venas y provocar una mejor circulación de la sangre. Por lo tanto, los especialistas recomiendan comer cantidades pequeñas de este producto.

Al respecto existen distintas opciones. Por ejemplo, las personas que no estén acostumbradas a comer chile pueden consumir pimiento que, en realidad, se trata de un tipo de chile dulce que no pica.

 

Té de corteza de castaño

Este remedio consiste en hacer una infusión, hirviendo durante aproximadamente unos diez minutos, 50 gramos de corteza de castaño de indias en un litro de agua. Después de ese tiempo se tiene que colar el té y beberlo inmediatamente.

Debido a sus propiedades, el castaño de indias es perfecto para la buena circulación, desinflamando las varices.

 

Aceites esenciales

Son muy buenos para desinflamar las varices y facilitar una buena circulación. Lo mejor es utilizarlos para dar masajes por las zonas afectadas. Lo mejor es comenzar por los pies y tobillos para ir subiendo poco a poco hasta los muslos.

Los masajes se deben de dar de manera suave, de abajo hacia arriba o de forma circular. Se deben de realizar principalmente durante la noche, para que las propiedades de los aceites esenciales actúen mientras duermes

 

Esperamos que alguno de estos remedios naturales mejore su condición de varices y recuerde incluir ejercicios a su rutina. Aparte de visitar al médico especialista.

 

Labombacha.com