Roscón de Reyes: aprende a prepararlo en casa, paso a paso

¿Y si en lugar de comprarlo, este año te animas a elaborarlo con tus propias manos? Si este ‘gastro-reto’ te parece estimulante… ¡no pierdas detalle de la receta que te proponemos!

Gusta por igual a niños y mayores y su presencia es casi obligada en los hogares españoles cada 6 de enero a la hora del desayuno. Por supuesto, nos referimos al clásico Roscón de Reyes. Una delicia cuyo origen se remonta ni más ni menos que a la época del Imperio Romano y que, según se cuenta, llegó a España de la mano Felipe V en el siglo XVIII.

 

Lo que hoy te proponemos es una receta para que aprendas a prepararlo de forma casera y sorprendas a los tuyos el próximo miércoles. No será el postre más sencillo de elaborar pero te aseguramos que el resultado, ¡merecerá la pena!

 

INGREDIENTES:

 

– 550 g de harina de fuerza (ver abajo diferencia de harina de fuerza y harina normal)

– 25 g de levadura prensada (no congelar porque pierde fuerza)

– 100 g de leche

– 170 g de mantequilla blanda

– 150 g de azúcar (molida hasta conseguir que sea azúcar glas)

– 2 huevos grandes

– ½ copita de ron (opcional)

– 30 g de agua de azahar

– Piel de un limón y de una naranja (recién ralladas)

– 1 pizca de sal

 

Para decorar:

– fruta escarchada

– 1 huevo

– azúcar humedecida con agua de azahar y almendra laminada

 

ELABORACIÓN

 

1.- Calentar la leche a 40ºC, añadir la levadura prensada y deshacer bien en la leche.

2.- Añadir 50 g de harina y amasar formando una bola.

3.- Poner la bola en un recipiente tapado con un trapo húmedo y dejar reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen.

4.- Mientras, formar un volcán con la harina restante e incorporar el resto de los ingredientes y amasar todo hasta obtener una masa compacta.

5.- Una vez conseguido esto, incorporar la bola con levadura reservada y mezclar bien. Si vemos que se nos queda demasiado húmedo y se pega, podemos ir añadiendo algo más de harina de fuerza.

6.- Hacer una bola con esta masa y colocar en un recipiente tapado, cerca de una fuente de calor, aproximadamente una hora y media, o hasta que doble su volumen.

7.- Una vez doblado el volumen, volveremos a amasar un poco para darle su forma definitiva. Es preciso hacer primero una bola a la que haremos un agujero en el centro que iremos estirando para hacer la forma del roscón.

8.- Éste es el momento de introducir la ‘sorpresa’ que deberá estar debidamente envuelta en papel film.

9.- Colocamos el roscón en una fuente de horno, sobre papel sulfurizado, y dejaremos fermentar dentro del horno durante otra hora aproximadamente o hasta que doble su tamaño a una temperatura de unos 40ºC.

10.- Pasado ese tiempo, sacamos el roscón y subimos la temperatura del horno a 180ºC, calor arriba y abajo. Mientras coge temperatura, podemos decorar el roscón. Primero pintamos la superficie con huevo batido, procurando no apretar la masa, y después colocamos las frutas escarchadas, el azúcar humedecido y las almendras laminadas.

11.- Metemos de nuevo el roscón en el horno, a 180ºC, durante unos 20 minutos.

12.- Sacar el roscón ya horneado y dejar enfriar.

Un último consejo para terminar: Procura que, cuando saquemos el roscón, en su última fermentación para decorar, no sufra un cambio brusco de temperatura que haga que se baje.

Si quieres, una vez terminado, puedes rellenarlo como más te guste (nata, crema de chocolate, crema pastelera, etc).
Si quieres, una vez terminado, puedes rellenarlo como más te guste (nata, crema de chocolate, crema pastelera, etc).

 

Fuente y fotografía: Hola

 

Cuál es la diferencia entre harina de fuerza y harina normal

Lo primero que debes saber es que a la harina normal se le denomina ‘harina floja’. Así, si alguna vez te has encontrado este tipo de harina en alguna receta ya sabes que hace referencia a la harina común.

¿Por qué una es fuerte y la otra es floja? Muy sencillo, se llama ‘floja’ a la harina normal porque lleva una cantidad reducida de gluten, mientras que la ‘fuerte’ cuenta con mucho más gluten. Así pues, esta es la diferencia principal entre ellas. De manera que, si eres alérgico o intolerante al gluten, no puedes utilizar ninguna de las dos, puesto que, independientemente de la cantidad, ambas llevan gluten.

 

¿Qué quiere decir que lleve más o menos gluten? La harina de fuerza, al llevar más cantidad de gluten, permite gasificar la masa sin problemas y aumentar el tamaño del alimento que se está cocinando considerablemente. Así, se suele utilizar, sobre todo en repostería, para hacer pan, donuts caseros, bizcochos esponjosos, brioche, etc. Con este tipo de harina la levadura ejerce su función rápidamente puesto que tiene mucha cantidad de gluten para absorber.

 

Si necesitas harina fuerza compra en la panadería 1 kilo de harina para hacer pan.

 

Investigación: Redaccion La Bombacha