SALUD DE LOS HUESOS COMIENZA EN EL VIENTRE MATERNO

La inactividad física, el alcohol y el cigarrillo afectan la vida ósea

En el Día Mundial de la Osteoporosis se pone de relieve la importancia de la nutrición sana de los huesos desde antes de nacer hasta la adultez.

Los huesos son tejidos vivos dentro del organismo. Su dureza y flexibilidad se debe a unas células que están trabajando diariamente para depositar y absorber calcio, proceso que permite la formación y fortaleza del sistema óseo durante la vida. El desequilibrio en esta función puede originar osteoporosis, una de las patologías de mayor incidencia en la edad adulta cuya prevención comienza en el vientre.

La osteoporosis es una afección que se caracteriza por el deterioro de la microestructura ósea provocada por la pérdida de densidad mineral, la cual sucede mucho más rápido que la formación de nuevo tejido. Esto origina unos huesos sin el entramado abundante y compacto que necesitan internamente para mantenerse duros. La afección ocurre por largo tiempo de manera silenciosa hasta que empiezan las fracturas, comúnmente en muñeca, columna vertebral y cadera.

Humberto Riera, médico reumatólogo, expresó que la osteoporosis es en general una patología de edad avanzada (50 años en adelante), pero puede presentarse con anterioridad. Ocurre con mayor frecuencia en mujeres que en hombres. “En el caso de la mujer se presenta con mayor intensidad debido a que justo después de la menopausia, disminuye su masa ósea, a raíz del declive de los niveles de estrógeno”, detalló el especialista.

De acuerdo con la Fundación Internacional de Osteoporosis 1 de cada 3 mujeres en el mundo están en riesgo de presentar una fractura por osteoporosis en comparación con los hombres cuya relación es de 1 de cada 5. Además de la edad y ser mujer, el uso de ciertos medicamentos por largo tiempo, otras patologías, entre ellas la artritis reumatoide, inciden en la aparición del trastorno.

Es una condición ampliamente tratable. La combinación de cambios en el estilo de vida y un adecuado tratamiento médico, permiten evitar las fracturas. Riera señaló que desde la década de los años 80 el uso del bifosfonato brindó una rápida mejoría a las personas afectadas. Hoy en día existe una variada gama de estas sustancias las cuales presentan diversas características de costo-beneficio.

Uno de los avances  en esta molécula es el ácido zoledrónico de 5 miligramos, el cual inhibe a las células óseas que reabsorben minerales, creando un balance a favor de la formación de hueso. A diferencia de otros medicamentos de su grupo que se usan por vía oral en forma de comprimidos, el ácido zoledrónico se administra por vía intravenosa.

“Se inyectan 5 miligramos con una dosis anual por 5 a 6 años continuos, el paciente durante ese tiempo debe recibir citrato de calcio de manera constante para garantizar que el medicamento también lleve el calcio al hueso”, agregó el profesor de reumatología de la Universidad de Los Andes.

Desde el vientre

La salud ósea comienza en el útero, por lo que una buena nutrición desde que se está en el vientre es clave para tener huesos fuertes toda la vida, es el mensaje central de la campaña de concientización que promueve la Federación Internacional de Osteoporosis y la Organización Mundial de la Salud en el Día de la Osteoporosis este 20 de octubre.

Una dieta balanceada que incluya una cantidad diaria óptima de calcio y vitamina D, y la reducción de excesos en el consumo de alcohol, café y sal, así como evitar el humo del cigarrillo junto con actividad física frecuente, generan las condiciones para tener una  buena salud ósea tanto en la gestación, durante la infancia y la edad adulta.

Las principales fuentes de calcio, son la leche y sus productos derivados, sardinas, camarones, huevos, caraotas blancas, brócoli, espinacas, naranjas, higo deshidratado y las avellanas, entre otras.  La vitamina D se genera en la piel por la exposición diaria con el sol (la cantidad diaria se consigue exponiendo manos, cara o brazos por no más de 15 minutos).

Como recomendación general las actividades físicas de intensidad moderada deben durar entre 30 y 60 minutos diarios para todos los grupos de edad. El mejor ejercicio para los huesos es el que requiere sostener el propio peso: caminar, bailar, correr (deportes asociados) y levantar pesas.  Nadar y montar en bicicleta aunque ayudan al sistema cardiovascular y los músculos, no son los más eficaces para fortalecer el sistema óseo.

NP