Sedentarismo, enemigo número uno de nuestra salud

Cada vez estamos más mentalizados de que llevar una vida saludable es un activo seguro para que nuestro cuerpo se mantenga fuerte y ágil durante muchos años; sin embargo, según un último estudio del Instituto DKV, sólo un 3% de las mujeres se preocupa de su bienestar; es decir: practica deporte habitualmente, duerme de 7 a 9 horas diarias, cuida de su alimentación…

Un dato verdaderamente alarmante teniendo en cuenta que el sobrepeso y la obesidad son ya uno de los principales riesgos para nuestra salud en las sociedades modernas. De ahí la importancia de enfrentar el sedentarismo con iniciativas como la de Movewoman, una empresa creada con el compromiso de mejorar la calidad de vida de las mujeres mediante la práctica de ejercicio físico y unos hábitos de vida saludables.

Mala alimentación y sedentarismo: una mala combinación

Las consecuencias o efectos en nuestra salud de llevar un estilo de vida poco activo son muchas; según nos recuerda la health coach Rocío Río de la Loza:

Aparición de sobrepeso. Estar sentado durante horas, tanto en el trabajo como en casa, favorece el aumento de la obesidad y la acumulación de grasa en ciertas partes del cuerpo como el abdomen y la parte superior de las piernas, sobre todo si, además, tu dieta contiene un exceso de azúcar. Para prevenir la aparición de sobrepeso se recomienda seguir una dieta equilibrada a base de recetas nutritivas y ligeras junto a la práctica de ejercicio de forma regular.

Enfermedades hepáticas. La aparición de grasa en el hígado en los países desarrollados se debe fundamentalmente al sedentarismo y a los malos hábitos alimentarios. La única forma conocida para prevenir el tan temido síndrome metabólico es con la unión de ejercicio y una dieta saludable.

Diabetes. Existe relación entre la aparición de sobrepeso en las personas, sin importar la edad que tengan, y el desarrollo de diabetes en las mismas, fundamentalmente del tipo 2. Para su prevención se recomienda seguir la dieta mediterránea en lugar de consumir grasas malas y practicar de forma habitual cualquier tipo de modalidad deportiva.

Enfermedades cardiovasculares. Incluir cereales, frutas de temporada y aceite de oliva en tu dieta saludable ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, como son el aumento de la presión arterial y la aparición del denominado colesterol malo. Asimismo, practicar deporte es fundamental en esta prevención ya que la circulación sanguínea empeora cuando se está sentado más de seis horas cada día.

Desarrollo de la fibromialgia. El dolor crónico en músculos y articulaciones se incrementa cuando sigues un estilo de vida sedentario debido a la falta de ejercicio. Para reducir el dolor se pueden tomar cereales, verduras, frutas y alimentos ricos en Omega 3, al tiempo que deberás eliminar las bebidas alcohólicas, entre otros productos. La clave para prevenir la fibromialgia se encuentra en aumentar la variedad de alimentos y mantener una dieta equilibrada.

Más concienciación

Sobran los motivos, por tanto, que evidencian que el gran reto pasa por concienciar a la población femenina de la necesidad de mantener unos hábitos saludables en un contexto donde, además, compaginar familia, trabajo y vida personal no siempre es fácil.

Es el objetivo con el que nace el colectivo Movewoman, una pionera inciativa que acaba de arrancar una gira que recorrerá 15 ciudades españolas en dos meses bajo el lema #LasMujeresNosMovemos para fomentar el cuidado de la salud y la práctica de deporte. Para ello, dentro de una unidad móvil se llevarán a cabo todo tipo de actividades interactivas para guiar a las mujeres en este objetivo. Por un lado, se realizarán múltiples talleres gratuitos especialmente diseñados para mujeres. Las participantes podrán disfrutar de una sesión de yoga en línea, asistir a conferencias con deportistas y expertos para desterrar mitos comunes sobre alimentación o atender a los consejos sobre cómo salir de la zona de confort. Además, el espacio ofrece la posibilidad de realizar análisis físicos en el mismo momento de la visita, calculando índices de grasa, agua o masa muscular.

 

Fuente y fotografía: Hola En Forma