Significado del trébol de cuatro hojas

Seguro que si alguna vez has encontrado un trébol de cuatro hojas has pensado “¡Tendré buena suerte!”. Y es que esta planta, al ser tan extraordinaria, siempre se ha asociado con propiedades mágicas que son capaces de atraer las buenas energías y apartar las malas de nuestro entorno. Ten en cuenta que se trata de una especie muy poco común y, por tanto, cuando alguien la encuentra cree que es por el destino y la considera como un amuleto de la buena suerte. Pero ¿de dónde viene esta creencia?  ¿Quieres saber más? Entonces, ¡sigue leyendo!

El trébol de cuatro hojas en diferentes culturas

Dentro de los amuletos más populares para la buena suerte, el trébol de cuatro hojas destaca como uno de los más antiguos. De hecho, tenemos que remontarnos a civilizaciones antiguas para encontrar el origen de su asociación con la magia y la buena suerte. Culturas como los mayas, los celtas o los egipcios ya tenían presente este amuleto como portador de buena fortuna y, también, se atribuye a la tradición cristiana y, en concreto, a San Patricio.

El trébol de cuatro hojas en Irlanda tiene un fuerte detonante. El motivo es que la leyenda cuenta que San Patricio un día estaba buscando un trébol normal y corriente (el de tres hojas) para explicar a los celtas el concepto de “Trinidad” pero, en su lugar, encontró uno de cuatro hojas.

Se sabe que, también, los druidas que vivían en las Islas Británicas hacia el 200 aC creían que este era un símbolo sagrado ya que con este trébol eran capaces de ver a los demonios y, por tanto, protegerse de ellos. Dentro del cristianismos, este tipo de trébol también tiene su vinculación con Eva que, cuando fue expulsada del Paraíso, se llevó con ella esta planta.

 

Qué significa el trébol de cuatro hojas

Ahora vamos a centrarnos en el significado del trébol de cuatro hojas. El uso más popular que seguro que ya conocías es el que se le relaciona con la buena suerte pero seguro que desconocías que cada una de sus hojas tiene un significado diferente según las múltiples leyendas asociadas a esta planta.

Dentro de todas las versiones de este amuleto, destacamos la que cree que cada hoja tiene relación con un aspecto concreto de la vida como la salud, el dinero, el amor y la prosperidad. En este sentido, el trébol de cuatro hojas no nos ofrece una fortuna generalizada sino centrada en estos cuatro ámbitos de nuestro día a día.

De todos modos, hay civilizaciones que se alejaban de esta concepción más esotérica y relacionaban el trébol con aspectos de nuestro mundo como, por ejemplo, que las 4 hojas representaban los puntos cardinales, las estaciones del año, los elementos de la naturaleza o las fases de la luna.

El motivo por el cual esta planta fue categorizada como amuleto es porque existen muy pocas en la naturaleza, de hecho, es una mutación genética. Encontrar un trébol de cuatro hojas es casi imposible y, por este motivo, se le atribuyeron propiedades mágicas. De hecho se cree que por cada trébol de 4 hojas que encontramos, ¡hay 10.000 de 3 hojas! Pero no te creas que cuatro es el número máximo de hojas que puede tener esta planta porque se han llegado a encontrar tréboles con seis, ocho e incluso 18 hojas.

Tener suerte con un trébol de cuatro hojas

Ahora bien, si te encuentras con un trébol de cuatro hojas ¿qué puedes hacer para que te dé buena suerte? La tradición apunta que lo mejor es que te lo metas dentro del zapato para que, al estar en contacto con tu cuerpo, pueda transmitirte buena suerte. También existe el costumbre de meterlo dentro de las hojas de un libro que tengas en casa y, así, atraer las buenas energías a tu hogar; con este método se consigue conservar mejor esta planta.

De todas formas, como es tan complicado encontrar uno que sea natural, actualmente se han creado amuletos con joyería (colgantes, pulseras, pendientes, etc) a los que se le otorgan las mismas propiedades que la planta original. Por este motivo es común ver a personas con joyas que cuentan con este símbolo o, incluso, con tatuajes.

 

 

UnComo por Laura Ruiz