¡Sustituye la carne por soya!

La clave de la longevidad se fundamenta un estilo de vida sano que incluya una alimentación balanceada. Para ello, es necesaria la ingesta de diversas fuentes de proteínas, carbohidratos, grasas, frutas y vegetales. Aunque, a muchos nos puede suceder por diversas razones, que no podamos incluir proteínas de origen animal, sí hay maneras de suplir estos alimentos, comiendo alternativas saludables que evitaran deficiencias en nuestro organismo.

La soya, es un alimento rico en proteínas totales con todos los aminoácidos esenciales que nuestro organismo necesita; por eso es la alternativa más recomendada para sustituir los alimentos de origen animal. Este grano, también conocido como “la carne sin huesos”, es una leguminosa producida principalmente en el lejano oriente, contiene altos índices de proteínas, aceites, carbohidratos, vitaminas y fitofármacos.

 

Los granos de la soya contienen una proporción de 36 % en proteínas de alto valor biológico. Es de fácil asimilación y digestión, ya que es uno de los pocos miembros del reino vegetal que contiene uno de los principales aminoácitos esenciales, la metionina. Este aminoácido encabeza la síntesis de todas las proteínas del ser humano, por lo que para los vegetarianos es primordial incluirlo en su alimentación.

 

Además, la soya contiene una proporción de 20 % de aceites esenciales como omega 6, 9 y 3, por lo que deben ser cocinados al vapor o extraídos por presión para no hidrogenar y saturar sus moléculas. También incluye una amplia cantidad de vitaminas B, que cubren todos los requerimientos nutricionales.

 

Existen diversos derivados de la soya como el tofu (queso de soya), soya texturizada (carne de soya), leche de soya, fórmulas infantiles y harina de soya. Todos son una excelente fuente de proteínas.

 

Fuente y fotografía: A tu Salud/ Centro Médico Antienvejecimiento