Existen prácticas y tratamientos que pueden ayudarte a detener la indeseable pérdida del cabello. Te los revelamos…

Un cabello abundante es sinónimo de salud y juventud, pero el paso del tiempo deja sus huellas en él. Con los años se altera la estructura de los folículos pilosos, causando un marcado adelgazamiento del cabello.

 

Normalmente, este proceso comienza a ocurrir en las mujeres a partir de los 40 años de edad afectando casi a un 50 por ciento. A pesar de que la genética y las hormonas desempeñan un papel importante, otros factores como el abuso de dietas drásticas, las situaciones estresantes, la falta de sueño y la circulación insuficiente del cuero cabelludo lo aceleran.

 

Si aún no alcanzas las cuatro décadas y ya sufres de caída del pelo, podría ser que tu cuerpo te esté avisando de que algo no está funcionando bien. ¡”Escúchalo” y cuídalo! La pérdida a causa de la genética tal vez no pueda prevenirse, pero sí existen prácticas y tratamientos que pueden ayudarte a tener un cabello en óptimas condiciones

 

TIPS PARA COMBATIR LA CAÍDA DEL CABELLO

 

  1. Lleva una buena alimentación

 

Aunque no lo creas, una alimentación completa es la base de un cabello saludable y hermoso. El pelo está compuesto por proteínas que determinan su crecimiento y volumen. Consumirlas ayuda a tenerlo más fuerte y a disminuir las probabilidades de que se caiga, se quiebre o pierda brillo. Las mejores fuentes de proteína son las carnes magras, la leche, las claras de huevo, las nueces, las legumbres y el pescado.

 

  1. Masajea el cuero cabelludo

 

Los masajes en la cabeza son una manera fácil y eficaz de promover el crecimiento del pelo, ya que mejoran la circulación del cuero cabelludo y hacen posible que los folículos pilosos reciban los nutrientes que necesitan para crecer con fuerza y rapidez. Con las yemas de los dedos date un masaje en el cuero cabelludo durante cinco minutos debajo de una ducha fría.

 

  1. Reduce el uso de herramientas térmicas

 

En la estructura del cabello existe un porcentaje de humedad que se pierde al exponerse al uso excesivo y reiterado de herramientas térmicas como planchas de pelo, tenacillas y secadores. Esta pérdida de humedad agrieta el cabello, abre su cutícula y hace que pierda brillo y elasticidad, y hasta puede provocar su caída. Si dependes de un secador para darle forma a tu cabello, procura proteger este con humectantes y productos que sellen su cutícula antes de utilizarlo y limita su uso a ocasiones especiales.

  1. Controla el nivel de estrés

 

¡Relájate! Si es cierto que las exigencias diarias y enfrentar eventos desafiantes como el divorcio o un cambio de trabajo podrían provocarte estrés, la próxima vez que estés a punto de estallar cuenta hasta 10 y recuerda que el estar tensa puede detener el crecimiento del pelo. Así que busca la manera de llevar una vida con menos tensiones para que no afecte tu salud ni la de tu cabello. Realiza actividades como el yoga y la meditación, escucha música clásica, juega con tu mascota, lee un buen libro o conéctate con la naturaleza para que liberes tu mente.

 

  1. Toma vitaminas

 

A veces no obtenemos todas las vitaminas necesarias de los alimentos que consumimos. Por eso es importante que consultes con tu médico para que te recete los suplementos adecuados. Algunas de las vitaminas que pueden ayudar a la salud de tu cabello y a detener su caída son: biotina, B6, B12, A y E. También minerales como el potasio, el zinc y el hierro son esenciales para mantenerlo sano y fuerte.

 

  1. Ayuda hormonal

 

Un desequilibrio hormonal después de un parto, al acercarse la menopausia o por el uso de píldoras anticonceptivas también puede producir la caída del cabello. Otro motivo pueden ser los tratamientos médicos para combatir enfermedades. Es necesario acudir a un especialista para que te realice un análisis de sangre o un chequeo hormonal.

 

  1. El uso del minoxidil

 

El minoxidil es un vasodilatador de uso tópico muy eficaz,  que ayuda a agrandar los folículos, lo que los hace capaces de hacer crecer hebras gruesas. Un 50 por ciento de las mujeres que lo han usado han visto mejoría en su cabello.

 

  1. Rejuvenecimiento con láser

 

En este método no quirúrgico se utilizan niveles bajos de láser para enviar energía de luz al cuero cabelludo y estimular el crecimiento del cabello a través del aumento de flujo sanguíneo a los folículos pilosos. Algunos dermatólogos y centros de pérdida de cabello ofrecen este tratamiento, pero también puedes comprar un cepillo láser para utilizarlo en tu casa.

Fuente y fotografía: Vanidades/ Marie Grillasca