Torta de chocolate de la película “Matilda”

Todos, en algún momento de nuestras vidas tuvimos la oportunidad de ver la película «Matilda» en la que esta simpática niñita tiene la habilidad de mover objetos con la mente y nos divierte a todos.

Maltratada por la directora de su escuela quien, además de eso «obliga» a un chico a comerse una enorme torta de chocolate que, si bien es una película, a mas de uno se le hizo agua la boca e intentó hacerla, pues acá les tenemos la receta de este riquísimo postre.

 

Ingredientes

100gr de mantequilla

250ml de leche

15ml de vinagre blanco

3 huevos

200gr de azúcar

100gr de chocolate de repostería

15gr de cacao en polvo

300grde harina de repostería con levadura

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

225gr de chocolate de repostería y 100gr de mantequilla (para la cobertura de la torta)

 

Preparación

Precalentar el horno a 180 grados, luego engrasar un molde desmontable para agregar la mezcla una vez lista.

 

En un bol, mezclar la leche con el vinagre, remover y dejarlo reposando durante 15 minutos. Derretir el chocolate a baño maría.

 

Mientras, batir la mantequilla con el azúcar para que aumente el volumen, agregar los huevos batidos uno a uno, el chocolate derretido y la harina con el cacao en polvo y el bicarbonato.

 

Repartir la mezcla por el molde alisando la superficie de la masa y hornear durante una hora o hasta que, pinchando con un palillo la torta, el palillo salga limpio.

 

Para preparar la cobertura de la torta. Derretir el chocolate con la mantequilla, removiendo hasta que quede una masa lisa y brillante.

 

Cortar el bizcocho a la mitad formando una especie de discos (a lo ancho para agregarle relleno). Extender la mezcla en el disco inferior de la torta, después extender un cuarto de la cobertura de chocolate por encima, tapar con el otro disco de bizcocho y extender el resto de la mezcla por encima de la torta dejándola caer por los laterales, ayudándote con una espátula alísala.

 

Dejar enfriar a temperatura ambiente y, si así lo prefiere puede refrigerarse.

 

Fuente y fotografía: Cocina y Vino