Trucos para conseguir una piel impecable estas Navidades

Enseña tu cara más bonita estas fiestas. ¡Coge papel y lápiz!

Fiestas, cenas y diversión. Entre tantos eventos y excesos es muy difícil que nuestra piel no refleje signos de cansancio o estrés pero, sin embargo, nosotras queremos sentirnos guapas y estupendas en poco tiempo y con grandes resultados. Para conseguirlo y no morir en el intento, debemos conocer qué hábitos y productos son básicos para que nuestra piel luzca en todo su esplendor y podamos deslumbrar en todos nuestros eventos luciendo un aspecto inmejorable.

Atenta a estos cuatro consejos fundamentales para que tras los excesos no haya arrepentimientos

 

  1. ¡Limpieza, no hay pereza!

Lo sabemos, llegarás cansada después de una cena o de una fiesta pero es necesario liberar a nuestra piel de la suciedad, maquillaje e impurezas para que pueda descansar correctamente y oxigenarse durante el sueño.

 

  1. Saca partido a las mascarillas

Reforzaremos el efecto de la limpieza aplicando mascarillas depurativas que contengan caolín blanco y que además hidraten si contiene extracto de la miel.

 

  1. Guerra a las bolsas y ojeras

No perdonan los excesos y sabemos que es fundamental el descanso pero si las fiestas nos pasan factura, el contorno de ojos será nuestro mejor aliado para disimularlas.

 

  1. Hidratar, hidratar e hidratar…

Mantener una hidratación adecuada será fundamental. Tras el contorno de ojos, aplicaremos el serum y, a continuación, nuestra crema hidratante y un buen factor de protección.

 

Con estos sencillos pasos podríamos sobrevivir a las fiestas. Pero, ¿qué ocurre si nos ha podido la pereza, queremos estar más estupendas o necesitamos un efecto flash? Existen productos milagrosos que en tan solo 10 minutos nos devuelven una piel descansada y radiante. Por ejemplo, los parches antifatiga para bolsas y ojeras con principios descongestivos pueden ser la solución la mañana de Año Nuevo o los discos exfoliantes ayudarán a eliminar impurezas y cerrar poros si hemos descuidado la limpieza.

 

Fuente y fotografía: Cosmohispano