‘Parece que a nadie le gustó mi maquillaje’.

Uma Thurman ha decidido responder a todos aquellos que desde el pasado martes día 9 de febrero se preguntan qué es lo que se ha hecho en su rostro y que tantas especulaciones ha generado. La protagonista de Kill Bill se convirtió en la comidilla de las redes sociales nada más pisar la alfombra roja del estreno neoyorquino de la mini serie de la NBC The Slap. La actriz estaba casi irreconocible y muchos llegaron a comparar su cambio de imagen con el que se hizo recientemente Renée Zellweger, achacando su nueva imagen a una operación de cirugía estética.

uma-thurman3-z

Consciente de los numerosos comentarios generados, Uma ha decidido responder a esta polémica acudiendo al programa Today de la NBC presentado por Savannah Guthrie donde ha argumentado que fue un cambio radical en su maquillaje el que altero por completo el aspecto habitual de su cara. La actriz, de 44 años, comentaba: “Parece que a nadie le gustó mi maquillaje”. Y es que a Uma le pilló por sorpresa este aluvión de críticas, a las que, tal y como ha declarado ella misma, se negó a que le afectaran. “He estado haciendo esto durante años, años y años, a veces la gente dice cosas bonitas y otras veces dice cosas malas y eso debe darte igual” señalaba la actriz madre de tres hijos.

Las argumentaciones de la protagonista de Pulp Fiction coinciden con las hechas por su maquillador, Troy Surratt, quien negó categóricamente que la actriz hubiera pasado por quirófano señalando que Uma simplemente trató de experimentar con su maquillaje. Troy, que ha maquillado a celebrities como Adriana Lima, Kristin Davis o Charlize Theron, insiste en que él y Uma tuvieron largas conversaciones acerca del cambio de maquillaje antes de su comentada aparición en la alfombra roja y que ambos acabaron decidiendo que sería divertido hacer algo poco convencional dejando la mirada a un lado para centrar toda la atención en su boca con un labial rojizo y en el maquillaje de su rostro prescindiendo de máscara de pestañas y eyeliner.

 

Fuente y fotografía: Hola